Crí­menes en los Pirineos.Tor,Aí­nsa,S J de Plan,Fago

El boulevard de los Pirineos. Cultura, tradiciones, fauna, sociedad, infraestructuras, servicios, sanidad, urbanismo, montañismo, ecologismo.
Todo sobre los Pirineos

Moderadores: Miquel, Herman, Oscar

Crí­menes en los Pirineos.Tor,Aí­nsa,S J de Plan,Fago

Notapor ixeya » 12 Noviembre 2009, 9:49

M.ª PILAR y M.ª TERESA GRIMA, HERMANAS DEL ALCALDE DE FAGO
"Miguel iba siempre con la ley por delante. La ley lo mató y la ley lo reivindicará"
La familia rompe su largo silencio en esta entrevista para recordar la valía de Miguel Grima, por cuyo asesinato va a ser juzgado Santiago Mainar
Vota: Resultado: 5 votos
MARTA GARÍš/M. A. COLOMA. Zaragoza

El silencio ha sido la tónica mantenida por la familia de Miguel Grima Masiá desde que este fuera asesinado el 12 de enero de 2007 con 50 años, cuando regresaba a su pueblo, Fago, tras haber estado en una reunión en Jaca. La suya ha sido una decisión consciente, pues entienden que son los tribunales, en los que tienen plena confianza, los que deben hablar. Eligieron a Enrique Trebolle como abogado, pero también como su portavoz para representar a su hermano y para reivindicar su figura. Ahora, a cuatro días de que comience el juicio, sus hermanas, María Pilar y María Teresa, aceptan salir a la palestra y poner palabras a sus sentimientos.



¿Por qué ha estado tan callada la familia Grima durante todo este tiempo?

Porque somos gente normal y porque no sabes a lo que te enfrentas. Quizás hemos estado retraídas, pero para eso estaba nuestro abogado, quien siempre nos ha recordado que un juicio no se hace en las televisiones, sino ante un tribunal.



Se habrán tenido que morder la lengua muchas veces.
Sí, porque se han dicho muchas cosas que no son ciertas y porque se han contado otras sin contrastar. Eso que se ha dicho de que debía dinero, porque estaba endeudado por hacerse la casa rural, no era verdad. Mi hermano había recibido una herencia como nosotras y si invirtió más de la cuenta, lo estaba pagando, como cualquiera. Preguntad en Ansó si tiene deudas. Porque antes dejaba de comer que deber dinero a nadie.



Aprovechando su silencio, se ha presentado una imagen negativa de su hermano. ¿Se han sentido arropados o han echado en falta más apoyos?

Hemos tenido el apoyo de nuestros amigos. Del resto, no. La prensa ha sido muy, muy dura con nosotros. Sin saber o sin querer saber. Porque no somos solo la familia para preguntar, sino que había mucha más gente con la que se relacionaba Miguel. Ha habido muchos medios que se han quedado con el amarillismo y con una versión unilateral, sin contrastar. A un periodista le tuve que preguntar en qué fuentes había bebido para decir que mi hermano tenía una mente bipolar. ¡Es que eso es mucho decir! También contaron que se marchó al pueblo en busca del cariño que no había encontrado en casa? ¡Por favor! Seremos de todo, pero nuestra familia es como una piña.



¿Cómo era Miguel Grima?

Qué vamos a decir nosotras... Somos sus hermanas, pero Miguel era una persona honesta, que se daba a los demás. No era un dictador ni un facha. Ese coche Mercedes del que tanto se ha hablado, como si al hacerlo se identificara con un alcalde del PP, era de mi padre, que sufrió un ictus cerebral y ya no pudo conducir. Miguel lo llevaba por cariño, porque era de su padre, pero le costaba más mantenerlo que lo que valía. De hecho, tenía también una furgoneta, porque para moverse por el pueblo el coche no valía. La casa que pudo tener, se la hizo él y la familia de Celia (su mujer), que son gente muy preparada. Y se hicieron desde los tabiques hasta la electricidad.



¿Quizás era demasiado serio?

Para nada. Mi hermano era el gracioso de la familia, el que igual bailaba con mi madre haciendo el idiota que se disfrazaba de Papa Noel para hacer reír a nuestros hijos. Era esa persona humana, sentida? De la muerte hablábamos mucho y se reía de ella. Era un tremendista pero te hacía reír. Y era generoso. Mi madre siempre le decía: "Miguel, hijo mío, no vas a hacer casa nunca", porque mi hermano siempre tenía la casa llena de amigos. Él se justificaba a diciendo que estaba ayudando a uno o a otro. No lo digo como hermana pero, de verdad, era un Quijote.



¿Era feliz en Fago?

Sí, eran muy felices. Celia y él se fueron allí con 30 años. Pero mi madre ya le decía: "Este pueblo te traerá la muerte".



¿Y por qué pensaba algo así?

Porque en los pueblos, antes, por una linde o por cualquier cosa, siempre había problemas. Mi madre lloró cuando supo que se iba a vivir a Fago, y yo le pregunté por qué lloraba, si él era feliz allí. Era lo que quería, le gustaba la montaña, le gustaba el campo? Mi hermano no tenía ninguna necesidad de marcharse a aquel pueblo. Se fue porque quería hacerse una casita para ir los fines de semana, pero se enamoró de aquello y se quedó.



¿Era su hermano un político?

Creo que no. Él estaba por y para el pueblo. No estaba afiliado a ningún partido. Él me lo dijo, yo no quiero tener que depender de nadie ni acatar órdenes de un partido. De hecho, iba a dejar la alcaldía.



¿Por qué se presentó entonces a alcalde?

No, no se presentó. Lo hizo otra persona, una chica, pero dimitió. Y él, que estaba de segundo, accedió a la alcaldía. Estaba preparado, era joven, tenía ganas de hacer cosas. Antes las calles del pueblo estaban llenas de boñigas de vaca y ahora es como una casa de muñecas.



¿Y qué hizo su hermano por el pueblo?

Siempre se preocupó mucho por Fago. Llevó allí el teléfono, que fue mucho para un pueblo de 30 habitantes. Puso las luces en cada casa, buscó transporte escolar para dos niñas que iban a Ansó. Él que era agnóstico y llegó a ser recriminado por el cura, puso hasta las campanas. Porque ayudaba a cualquiera, lo mismo a un cura que a un budista.



Sin embargo, estaban en un pueblo ganadero y no dejaba pasar a las vacas por las calles...

Pero es que la calle Mayor de Fago no era una cañada, e hizo un camino por detrás para que pasaran. Lo que ocurre es que a él le gustaban las cosas en orden. Y aquí hay barrenderos, pero en un pueblo pequeño, si pasan las vacas y se cagan, no hay quien lo recoja después. Y allí se queda. Era Miguel Grima el que lo limpiaba.



¿Su carácter exigente le granjeó enemigos?

Pienso que también le mató ser tan riguroso en el orden, porque él decía: "Yo no me paso ni un milímetro fuera de la ley. Ni uno". Pero siempre con la ley por delante. Y la ley lo mató, pero la ley lo reivindicará.



¿Conocían ustedes sus problemas con algunos vecinos?

A Miguel, durante mucho tiempo, le estuvieron fustigando y acosando para que se fuera, para que se arrodillase. Pero él no se dejó, y no lo hizo con peleas, sino con la ley y los votos. Porque la gente estaba contenta, si no, no hubiera ganado en dos legislaturas con el 70%.



¿Su hermano era amigo de Santiago Mainar?

Eso se ha dicho mil veces, pero no es verdad. No eran amigos. Mainar llegó antes a Fago. Celia tiene la carrera de música, y una ex cuñada de Mainar estudió con ella. Y de ahí se conocían, nada más. Lo que pasa es que fueron a Fago como montañeros, con el padre de Celia, y se lo encontraron. Hablaron del lugar y como eran gente joven e idealista -porque para irte a un sitio así tienes que ser idealista, y tener una mujer que esté muy comprometida contigo- se quedaron. Miguel y Celia eran una pareja con muchas inquietudes. Aprendían inglés, francés y como ella toca el piano muy bien, mi hermano estudiaba clarinete. Vamos, que no eran ningunos ermitaños, salían bastante a menudo y, sobre todo, estaban siempre con mucha gente. Por supuesto, gente de sus mismas inquietudes. En Ansó, con el veterinario, con el médico, con el farmacéutico?



Ustedes no declararán en el juicio como testigos, pero su cuñada, Celia, sí. Será la primera vez que hable. ¿Está preparada?

Ella no quiere hablar de su marido para nada. Piensa que a nadie le importa cómo era. Celia dice: "Mi marido era mío y para mí. Yo no tengo que decirle a nadie si era guapo, si era alto, si?" No le importa que Zaragoza, España o el mundo sepan cómo era Miguel. El que lo conocía ya lo sabe. Celia y Miguel se levantaban y se acostaban juntos todos los días. Hace falta quererse mucho.



¿Qué pueden decir de la intuición de Celia, que aquella tarde dijo a Miguel que no fuera a la reunión de Jaca porque estaba mal?

Sí, Miguel tenía un problema de ciática y de huesos, herencia de mi padre. Muchas veces le acompañaba ella. Y yo me pregunto a menudo qué hubiera pasado si aquella noche le hubiera acompañado su mujer. Ya le habían cortado el líquido de frenos del coche, y aquella vez iban los dos juntos. Así que poco les importó eso, no se lo pensaron. Y desde entonces, Miguel guardaba los vehículos a cal y canto.



¿Cuándo sucedió aquello?

Unos meses antes. Pero no fue solo una vez, en otra ocasión también le rajaron las ruedas.



¿Les transmitía a ustedes esa inquietud?

Sí, claro. Pero cuando desapareció (dice Mª Pilar) yo estaba pasando una mala racha y me lo ocultaron. Cuando me lo comentaron, ya habían encontrado a Miguel muerto en una cuneta. A mí (cuenta María Teresa) me llamó Celia a las 12.30 del sábado diciendo que Miguel no había llegado a dormir. Estaba muy preocupada porque siempre era muy pesado en llamar. Entonces no pensé nada raro. Le dije que me llamara cuando supiera algo. Después, cuando iba con mi marido en el coche, Celia volvió a telefonear. "Ya ha aparecido Miguel", me dijo. Y yo, contenta, aún le dije: "¿Sí? ¿Dónde?" Su respuesta, y tengo las palabras grabadas, fue: "Está muerto". Se me cayó el teléfono de las manos, pegué un chillido, mi marido dio un volantazo, preguntando: "¿Qué pasa, qué pasa?" Aparcamos, salimos los cuatro que estábamos en el coche. Y yo solo repetía: "Está muerto, está muerto?" No creo que se me marche nunca ese recuerdo, ni quiero que se me marche.



¿Se ha arrepentido alguna vez Celia de haber ido a Fago?

No, no. Porque Miguel fue feliz en Fago. Y ella también. Cuando mi hermano terminó de trabajar en aquello de las bobinas, mi marido le dijo, vente a Zaragoza que tienes trabajo. Pero él dijo, prefiero ganar 10 pesetas en Fago que 1.000 en Zaragoza. Porque era un hombre muy dispuesto y organizado. "Todo lo faigo", decía. Era un manitas, igual te arreglaba un grifo que te hacía unas chuletas a la brasa? No se le ponía nada por delante.



¿Conocen ustedes a Santiago Mainar?

No. Es un hombre opaco, que no se relacionaba con nadie del pueblo. No lo conocíamos, pero a los del bar sí, y fue muy gordo. Estos llegaron a Fago con una tienda de campaña. Y como Miguel quería volver a hacer el pueblo grande, les ayudó. Mi hermano intervino para que les alquilaran una casa, les dio su colchón (que era mío), les dio pucheros, mantas, hasta pidió a los demás y le dieron una estufa eléctrica. Y esos señores pusieron después el cartel de 'Fago no es Nueva York' (por el precio que el alcalde fijó para unas mesas de terraza).



Su hermano no se amilanaba.

No. Él era muy tenaz en lo que creía que tenía razón. El día de nochevieja (11 días antes del asesinato), dijo que iba a venir a Zaragoza pero no lo hizo. Se levantó a las cinco de la madrugada para ver si el pueblo tenía agua. Estaba preocupado entonces por ese problema. Era su vida. Su vida y su muerte.



¿Qué esperan del juicio?

Tenemos plena confianza en la Justicia y en nuestro abogado. Además, jamás pensamos que la Guardia Civil iba a hacer el trabajo que ha hecho. Lo que le falló a este señor es que tiró el cadáver pensando que rodaría hasta el fondo y se lo comerían las alimañas. Pero se quedó en la cuneta. Y jamás pensó que por un hombre como Miguel Grima, que no era nada ni nadie, iban a mandar a lo mejor de la Guardia Civil.
ixeya
 
Mensajes: 641
Registrado: 20 Mayo 2008, 18:17

Notapor MARCO » 12 Noviembre 2009, 12:03

Ixeya te me has adelantado porque pensaba hoy mismo abrir un hilo sobre este tema.
Así que he cambiado el título del hilo si no te importa y así centralizamos en este la información existente sobre crímenes que han habido en el Pirineo como los de Tor,Aínsa o San Juan de Plan.
Y por supuesto el de Fago que es del que más información va a salir ahora pues el próximo lunes 16 de noviembre empieza el juicio con Santiago Mainar como acusado.


Saludos
MARCO
Última edición por MARCO el 12 Noviembre 2009, 12:42, editado 2 veces en total
MARCO
Site Admin
 
Mensajes: 42596
Registrado: 1 Abril 2008, 14:00

Notapor huv » 12 Noviembre 2009, 12:18

Es una información antigua, pero sirve como introducción de varios de estos casos.

http://www.20minutos.es/noticia/195871/ ... /resolver/
huv
 
Mensajes: 79
Registrado: 23 Octubre 2008, 13:46

Notapor MARCO » 12 Noviembre 2009, 12:26

Video sobre los crímenes de Tor:

http://video.google.es/videoplay?docid= ... 738374051#



Saludos
MARCO
MARCO
Site Admin
 
Mensajes: 42596
Registrado: 1 Abril 2008, 14:00

Notapor MARCO » 12 Noviembre 2009, 12:31

Entrevista a Carles Porta,autor del libro "Tor,la montaña maldita":

http://www.tv3.cat/videos/200163691


Saludos
MARCO
MARCO
Site Admin
 
Mensajes: 42596
Registrado: 1 Abril 2008, 14:00

Notapor MARCO » 12 Noviembre 2009, 12:36

Absolutamente recomendable el libro de Carles Porta,"Tor,la montaña maldita" de la editorial Anagrama:

http://www.casadellibro.com/libro-tor-l ... 0001114549



Saludos
MARCO
MARCO
Site Admin
 
Mensajes: 42596
Registrado: 1 Abril 2008, 14:00

Notapor Pablo » 12 Noviembre 2009, 19:58

Y en San Juan de Plan y Ainsa que paso??? No sania de esos dos...
Pablo
 
Mensajes: 2667
Registrado: 15 Diciembre 2008, 21:09
Ubicación: Madrid

Notapor MARCO » 12 Noviembre 2009, 20:01

En el enlace que ha puesto antes huv sale un poco de los crímenes de l'Aínsa y San Juan de Plan:

http://www.20minutos.es/noticia/195871/ ... /resolver/


De todos los modos ya iremos buscando más enlaces sobre estos crímenes.


Saludos
MARCO








Pablo escribió:Y en San Juan de Plan y Ainsa que paso??? No sania de esos dos...
MARCO
Site Admin
 
Mensajes: 42596
Registrado: 1 Abril 2008, 14:00

Notapor MARCO » 12 Noviembre 2009, 20:11

Aragón TV sigue estirando el filón del crimen de Fago:

http://www.aragontelevision.es/index.ph ... 89e65.html



Saludos
MARCO
MARCO
Site Admin
 
Mensajes: 42596
Registrado: 1 Abril 2008, 14:00

Notapor MARCO » 12 Noviembre 2009, 21:06

No es un crimen pero si un hecho absolutamente lamentable:

http://www.diariodelaltoaragon.es/Notic ... ?Id=599963


Espero que se pudra en la carcel.



Saludos
MARCO
MARCO
Site Admin
 
Mensajes: 42596
Registrado: 1 Abril 2008, 14:00

Notapor Elia » 12 Noviembre 2009, 23:10

Que interesante esta este post. Aunque se me ponen los pelos de "puncha" al leer y ver estas cosas. No dejan de ser sin embargo parte de la historia de un pueblo.
Saludos!
Elia
 
Mensajes: 1319
Registrado: 3 Abril 2008, 15:20

Notapor ixeya » 15 Noviembre 2009, 10:05

EL PROCESO JUDICIAL DEL JUCIO DE FAGO
Las diez claves de un sumario de 4.328 folios
Vota: Resultado: 10 votos M. A. COLOMA/M. GARÍš

El 13 de enero de 2007, a las 8.30, la mujer del alcalde de Fago llamó a la Guardia Civil para denunciar su desaparición. Desde la tarde anterior, Miguel Grima no había contestado a sus llamadas y estaba muy preocupada. Unas horas después, se confirmaba el peor de sus presagios. El cadáver de su marido había aparecido tirado en una cuneta, con el pecho destrozado por las postas. Desde entonces, hasta ahora, el sumario del crimen ha ido sumando folios hasta alcanzar los 4.328. Son informes policiales y forenses, declaraciones, actas de registros... Material del que se dará sobrada cuenta durante las dos próximas semanas en el juicio que se celebrará en la Audiencia de Huesca contra Santiago Mainar. Estas serán algunas de las claves:



1. El cadáver no rodó por la ladera y quedó a dos metros de la cuneta. El cuerpo sin vida de Miguel Grima se encontró a 11 kilómetros de Fago. Sobre las dos de la tarde, el presidente de la comarca de la Jacetania, Alfredo Terrén, daba con el cadáver. Primero se percató de la presencia de un zapato y unas gafas. Pero un poco más abajo, sujeto por unas ramas, se hallaba el cuerpo del alcalde de Fago. Posiblemente, el asesino lo empujó para que rodara por la ladera, lo que hubiera retrasado bastante el hallazgo. Pero le fallaron los cálculos. Al encontrar tan pronto al fallecido, el cadáver apenas sufrió daños que dificultaran la investigación. Se examinaron algunas fibras halladas en su ropa por si el homicida había dejado algún rastro, pero no fue así. Sin embargo, a través de las lesiones que presentaba la víctima en el pecho se pudo determinar la distancia a la que le dispararon: 7 metros.



2. EL LABORATORIO CONFIRMÉ LA PRESENCIA DE ADN DE MAINAR EN EL COCHE DE LA V͍CTIMA. Para localizar el coche del alcalde de Fago hubo que esperar hasta el domingo, 14 de enero, pero el hallazgo resultó trascendental para la investigación. Sobre las 10.15, un grupo de cazadores se topó con el Mercedes a unos tres kilómetros de Berdún y a unos doce kilómetros del punto donde se halló el cadáver de Grima.

El Servicio de Criminalística de la Guardia Civil tomó 50 muestras del vehículo. Y el perfil genético de Santiago Mainar apareció en la denominada "Zona 1" o del conductor: concretamente, en la parte superior del volante, la palanca de cambios y el freno de mano. Los resultados provisionales del análisis de estos restos biológicos dieron pie a la inmediata detención del guarda forestal. Ahora, serán utilizados por la fiscalía y las acusaciones como una de las principales pruebas de cargo contra el procesado. Aunque en un primer momento Mainar dijo que no había subido en el coche de Grima desde hacía meses, luego rectificó y aseguró que lo había hecho para apartarlo del camino. De esta forma, intentaría justificar la presencia de sus células epiteliales en el turismo.



3. la escopeta no ha aparecido, pero se hallaron restos de pólvora en las manos del presunto asesino. El Instituto de Ciencias Forenses de Madrid elaboró un completo estudio sobre las heridas del cadáver de Grima: siete impactos de postas a la altura del corazón. El informe determinó que el disparo se hizo con una escopeta de caza cargada con un cartucho que contenía nueve postas de plomo. Solo una de ellas quedó alojada en el cuerpo de la víctima. El resto le atravesaron, como revelaron los seis orificios de la espalda.



Aunque se obligó a entregar sus escopetas a todos los cazadores de la zona, el arma homicida nunca ha aparecido. Esta circunstancia no ha impedido que el fiscal y las acusaciones imputen al presunto asesino un delito de tenencia ilícita de armas. En su primera declaración ante la Guardia Civil, Santiago Mainar dijo que se encontró la escopeta en el monte -cerca de sus naves- y que después de matar al alcalde la escondió en un camión con matrícula extranjera aparcado junto a un restaurante de Puente la Reina. Sobre este asunto se han hecho muchas especulaciones y se ha llegado a barajar la posibilidad de que una tercera persona ayudara al forestal a deshacerse del arma. Lo que resultó concluyente fue la conocida como prueba de la parafina, que permite hallar restos de disparos en el cabello y las manos de una persona. Tras elegir un primer grupo de posibles enemigos del alcalde, los investigadores les sometieron al análisis. El resultado solo fue positivo en el caso de Santiago Mainar, quien, paradójicamente, había declarado que tenía un rifle pero no lo había disparado desde hacía siete meses. Los dos microscopios electrónicos de barrido usados por Criminalística detectaron partículas de plomo, antimonio y bario en la mano izquierda del forestal. Luego lo justificó diciendo que cuando iba por el monte tocaba los árboles y en ellos hay restos de disparos de las cacerías.



4. la confesión del guarda forestal tras su detención, una prueba fundamental. Tanto para la juez del caso como para la fiscalía y las acusaciones, la confesión que Mainar hizo el 2 de febrero de 2007 admitiendo que él era el autor del asesinato de Grima es una pieza fundamental del caso. La autoinculpación no llegó sola, sino que fue producto de una investigación previa de Guardia Civil y que permitió reunir pruebas objetivas: el ADN de Mainar hallado en el coche de la víctima y los restos de disparos encontrados en sus manos.



Con el peso de estas dos claves y tras analizar testimonios y coartadas, los agentes decidieron ese día detener al forestal como sospechoso del crimen. Apenas unas horas después, asistido por un abogado y con la presencia del secretario judicial, Santiago Mainar comenzaba un pormenorizado relato de cómo planeó y ejecutó el asesinato de Miguel Grima y aportaba un móvil del crimen: "Estaba harto de tantas barbaridades". Su confesión está plagada de detalles que, según argumentan las acusaciones, solo el autor podía conocer. Sin embargo, Mainar diría en su posterior retractación que todo lo que dijo lo sabía porque se había publicado en la prensa.



El forestal contó que el 12 de enero había oído a Grima que tenía una reunión en Jaca. Se acordó del "desastre del arreglo de la pista de San Juan" (un camino que llega hasta su granja y que estaba intransitable en ese tramo) y pensó que era "la gota que colmaba el vaso". Recordó que tenía una escopeta guardada en el monte y que "sintió un impulso raro", que le hizo coger el arma, la cual describió al detalle: una escopeta de dos cañones paralelos completos (de las que no expulsan el cartucho). Sobre las 19.00, salió de su casa con un cartucho en el bolsillo y, caminanado en sentido a Majones, empezó a pensar en un sitio que conocía "desde el que se controla todo el valle" y "en el que siempre caen piedras a la carretera". Al llegar ese lugar, dos horas y cuarto después de haber salido de Fago, dijo que había "unas pocas piedras" en el asfalto y que decidió poner "algunas más y de mayor grosor". Después, esperó a que pasara el coche del alcalde. Contó que sabía que tenía que detenerse allí, ya que "toda la gente lo hace por prudencia y para no dañar los bajos del vehículo". El primero que llegó a ese punto fue otro conductor que, efectivamente, paró y quitó las piedras. Mainar se apartó para que no le viera y luego las volvió a poner. Cuando llegó Grima, observó cómo se detenía y bajaba a retirarlas. En ese momento, se acercó por detrás y, cuando el alcalde estaba junto a su coche, de pié y junto a la ventana del conductor, y a unos cinco metros de distancia, le disparó. Dijo que una de las postas rompió el cristal de la ventanilla. Cuando los agentes le preguntaron si Miguel Grima murió al instante, Mainar respondió que sí. Luego cogió el cadáver por una muñeca, lo arrastró y lo arrojó a la cuneta.



5. La guardia civil estudió metro a metro la carretera y dijo que la emboscada se hizo en el lugar perfecto. La Unidad Central Operativa elaboró un pormenorizado estudio de la carretera que une la N-240 con Fago, y llegó a la conclusión de que el asesino planificó perfectamente la emboscada y eligió el mejor punto posible para ejecutarla con éxito. El crimen se perpetró en el que se llamó "punto 12". Y de todos los enclaves analizados, este fue el mejor valorado, con un total de 30 puntos. Los especialistas entienden que era un lugar "único" y "especialmente idóneo" para acabar con la vida del alcalde de Fago.



La cobertura del móvil era perfecta (3 puntos). Aunque, en teoría, el asesino no esperaba la llamada de ningún cómplice, el teléfono podía servirle de coartada (manteniendo una conversación con cualquiera a esa hora).



La Guardia Civil valoró también la existencia de caminos cercanos para ocultar el coche del homicida (2 puntos). Pero la lista de elementos puntuables fue larga: la anchura del lugar, bastante grande (4 puntos); el espacio para maniobrar, suficiente (3); la visibilidad, muy buena (4); la frecuencia de desprendimientos, baja (2); la posibilidad de ocultación de una persona, adecuada (4); la capacidad de sorpresa, el autor controlaba la llegada de coches (4); distancia del escondite a la trampa, poca (3); detección del disparo, inaudible desde Majones (2).



6. Un conductor se cruzó con el asesino en la carretera y habló con él. Miguel Grima fue asesinado tras una emboscada y el asesino se amparó en la oscuridad de la noche. Sin embargo, un testigo se cruzó con él. Este fue el médico Iñaki Bidegain, residente en San Sebastián y con casa en Fago. Apenas unos instantes después de que el alcalde hubiera sido abatido de un certero disparo, el médico llegó con su coche al lugar. Con él iban su mujer y su hija. El asesino, que había visto aproximarse el vehículo, se montó en el de Miguel Grima y le dio la vuelta para deslumbrarle con las luces, al tiempo que escondía el cadáver tras el coche. Mainar y Bidegain se conocían perfectamente ya que eran amigos, pero el testigo explica que el criminal llevaba una linterna en la cabeza y que le fue imposible distinguirlo. Santiago Mainar, en su confesión, explicó que él sí que reconoció al médico de San Sebastián pero que "forzó la voz" cuando se dirigió a él para pedirle que se fuera y que cree que no le identificó.



7. La hipótesis de las dos personas y el bloque de oposición. Desde el principio, la Guardia Civil trabajó con la hipótesis de que en el crimen habían participado, al menos, dos personas, por la forma en la que se había movido el cuerpo. Sin embargo, luego dedujeron que lo podía haber hecho un hombre solo. No obstante, al profundizar en las relaciones entre los vecinos en busca de sospechosos, la Guardia Civil comprobó que existía un claro enfrentamiento entre el alcalde y lo que ellos llamaron "el bloque de oposición". Además de a Mainar, entre estos se incluyó a los dueños del bar Casa Marieta y a Alejandro Coloma, una de las personas que tuvo problemas con el alcalde por el empadronamiento. Se intervinieron los teléfonos de todos los posibles enemigos de Grima, pero, finalmente, solo se encontraron pruebas de cargo contra el guarda forestal. Ahora, muchos de ellos han sido citados como testigos en el juicio.



En la otra parte estará la viuda del alcalde, Celia Estalrich, quien ha guardado silencio durante todo este tiempo. Sin embargo, subirá al estrado a declarar en la segunda sesión del juicio. Será el momento de contar cuáles eran los temores de la víctima, y hasta qué punto se sentía amenazado. La defensa también ha citado a declarar a gente muy próxima al fallecido, como su sucesor al frente de la alcaldía, Enrique Barcos, el presidente de la comarca de la Jacetania, Alfredo Terrén, o su amigo Asier Gárate.



8. La defensa confía en las pruebas periciales y en la declaración del testigo que vio al criminal. Para Marcos García Montes, abogado defensor de Santiago Mainar, la confesión que hizo su cliente no tiene apenas trascendencia. La considera una "pseudodeclaración" sin más peso que el que luego dijo Mainar: liberar a su pueblo de la presión mediática. Para el letrado, lo realmente importante son las pruebas periciales y es el testimonio del médico Iñaki Bidegain, quien se cruzó con el asesino y la descripción que este hizo es, a su juicio, radicalmente distinta a Mainar.



9. La acusación exprimirá la confesión y las pruebas, como el ADN. El letrado de la familia de Miguel Grima, Enrique Trebolle, considera que la confesión de Mainar es palmaria y que, además, está apoyada por pruebas objetivas como los restos de disparo encontrados en sus manos y el ADN que fue hallado en el volante y el cambio de marchas del coche de la víctima, algo de difícil explicación dadas las malas relaciones entre el forestal y el alcalde. Para el letrado es fundamental también el atestado elaborado por la Guardia Civil.



10. La pelea: jurado o tribunal profesional. Para las acusaciones como la defensa, una de las cuestiones primordiales del sumario ha sido decidir quién juzgaría a Mainar. Para el abogado de este último, debía hacerlo un jurado popular, mientras que para la otra parte -entre la que se incluye el letrado José María Viladés, que representa al Partido Popular- era necesario que lo hiciera un tribunal profesional. Al final, el acusado se sentará ante tres magistrados. De cualquier modo, Marcos García Montes, defensa del procesado, todavía espera que el Tribunal Constitucional resuelva un recurso en el que plantea la nulidad de las actuaciones.
ixeya
 
Mensajes: 641
Registrado: 20 Mayo 2008, 18:17

Notapor ixeya » 15 Noviembre 2009, 10:06

HISTORIA DE UN ASESINATO
Una emboscada mortal entre curvas, bojes y un paisaje de postal
En el lugar del crimen solo queda una huella: el monolito que denuncia el 'vil asesinato' Aún hay curiosos que llegan atraídos por el suceso a la panadería de Villarreal, donde fue visto con vida por última vez Miguel Grima
Vota: Resultado: 10 votos RUBÉN DAR͍O NÍšÑEZ. Fago

Han pasado 1.037 días desde que el alcalde de Fago, cuando regresaba a casa, bajó del coche a retirar unas piedras que le impedían el paso en la carretera de Majones y recibió el disparo de una escopeta en el pecho que le ocasionó la muerte. Y después de estos casi tres años, la única huella que aún perdura en el lugar de aquel atroz crimen es el monolito que en su día se levantó con una inscripción pirograbada en la madera ("Aquí fue vilmente asesinado Miguel Grima Masiá") y con dos emotivas citas del dramaturgo y poeta alemán Bertold Brecht y de un 'hombre legal'.



Unas pinzas en el tendedor y una antena parabólica son los únicos signos de vida en 'Casa Antoniales', la vivienda de Santiago Mainar donde regentaba un negocio de turismo rural hasta que fue detenido. Su nombre todavía aparece en la guía telefónica, aunque nadie contesta al otro lado.



Allí, siempre según el escrito de conclusiones de la Fiscalía, fue donde el 12 de enero de 2007 ideó la "emboscada" para acabar presuntamente con la vida de Grima, a quien consideraba "perjudicial para los intereses del pueblo", y donde cogió el cartucho con el que cargó el arma homicida. Tras ello, tuvo que caminar casi dos horas de noche por la carretera HU-V-2021 en dirección a Majones hasta encontrar el lugar más idóneo para su 'trampa'.



Y es que sabía que aquella misma tarde, Miguel Grima había conducido con su coche los 52 kilómetros que separan el pueblo de Jaca para reunirse con otros alcaldes en la sede de la Comarca de la Jacetania, donde fue "uno de los que más intervino", recordó en su día el presidente, Alfredo Terrén.



Alrededor de las 21.00, el alcalde salió de Jaca y justo antes de tomar el desvío hacia Fago, paró en la panadería de Villarreal de la Canal a comprar dos barras. Este hecho aún hoy suele atraer a algunos curiosos al negocio, según comenta un dependiente. "Hay gente que aún nos pregunta dónde está Fago para ir a hacerse una foto, pero tampoco les damos muchas pistas porque a los vecinos no les gusta", comenta.

Siguen cayendo piedras

La carretera de Majones sigue siendo una vía estrecha y sinuosa que avanza entre las cortadas de la montaña y un paisaje de postal y donde falla la cobertura del móvil. En algunos tramos, el conductor se topa con pequeñas piedras desprendidas, como las que presuntamente Mainar usó en su día para obligar a Grima a detener su vehículo tras una curva a 11 kilómetros de Fago y dispararle a traición.



El último escenario que completa la secuencia del crimen se sitúa a unos 10 kilómetros en dirección opuesta. Allí se levanta la ermita de Santa Lucía, a donde se llega tras un kilómetro de pista que arranca desde la N-240, poco antes de llegar a Berdún. En sus alrededores, aprovechando los bojes y carrascas que crecen a ambos lados del camino, abandonó el vehículo de Grima para regresar a Fago andando por la carretera y por el monte, según confesó en su día a la Guardia Civil. Sobre las 4.00 de la madrugada, entró en 'Casa Antoniales' y se echó a dormir porque "estaba muy cansado de todo", declaró. Al día siguiente, ya descansado, escondió la escopeta dentro de un camión con matrícula extranjera aparcado en un restaurante de Puente La Reina, concluye el fiscal.
ixeya
 
Mensajes: 641
Registrado: 20 Mayo 2008, 18:17

Notapor ixeya » 15 Noviembre 2009, 10:07

Crimen en el Pirineo.
"Le disparé y ya está"
Santiago Mainar confesó a la Guardia Civil que decidió matar al alcalde de Fago "como el que ve un traje".La defensa impugna el testimonio, cuya audición en el juicio piden la Fiscalía, la familia de Grima y el PP.

15/11/2009 E. BAYONA

comentarios (1) enviar imprimir valorar añade a tu blog

Foto:EL PERIÉDICO Edición impresa en PDF

Esta noticia pertenece a la edición en papel.

Ver archivo (pdf)



Foto:EL PERIÉDICO
Hasta aquí hemos llegado. Como el que ve un traje y dice: me lo compro". Así describió Santiago Mainar ante los agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil el impulso por el que la tarde del 12 de enero del 2007 decidió irse a por el alcalde de Fago, Miguel Grima, y tenderle la emboscada que a las diez de esa noche segaría su vida.

Mainar, que dos días más tarde se desdijo ante la jueza y desde entonces defiende su inocencia, pronunció esas palabras en la confesión que efectuó, voluntariamente, con la asistencia de una abogada de oficio y en presencia del secretario del juzgado, a mediodía del 2 de febrero del 2007 ante los guardias civiles que le habían arrestado. La grabación es una de las principales pruebas incriminatorias contra el agente forestal, que mañana se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Huesca para enfrentarse a una petición de condena de 21 años de cárcel por asesinato, atentado y tenencia ilícita de armas.

Su defensa, que pide la absolución argumentando que "se inventó, fantaseó todo lo declarado, intentando así desviar la atención hacia su persona" por "la persecución que estaban sufriendo la mayoría de vecinos del pueblo de Fago", ha impugnado la validez de la grabación, cuya reproducción en la vista oral han solicitado a la sala las tres acusaciones: el fiscal, la familia de la víctima y el Partido Popular.

Mainar pidió declarar poco después de que los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil le detuvieran, sobre las diez de la mañana, en su granja. Los investigadores habían pedido a la jueza una orden de arresto la víspera, nada más recibir el informe del laboratorio de criminalística que --por el ADN-- situaba al sospechoso en el coche de la víctima, es decir, en la escena del crimen. "No cuenta con coartada en el momento de los hechos, y además existen motivos para creer que mintió en sus declaraciones", señala el informe de la UCO a la instructora.

Mainar esperó a que llegara la abogada --Isabel Castillo, de Sabiñánigo-- sentado en una silla del comedor de su casa. Los agentes comenzaron a registrar las conversaciones una hora antes de que, tras leerle los derechos, comenzara el testimonio.


RISAS En ese periodo, según explicaron fuentes conocedoras de la investigación, Santiago Mainar mostró su habitual locuacidad. Hablaba de modo distendido. Tanto como para llegar a reír a carcajada limpia en algún tramo. Entre otros, al contar sus pleitos con el ayuntamiento o al explicar la conclusión que le transmitió el dueño de una casa en Fago tras haber mantenido una discusión con Miguel Grima: "Si no fuera porque tengo hijos, igual le pegaba un tiro", recordaba que vino a decirle.

La grabación constata cómo el detenido, tras sus explicaciones, corroboró los resúmenes de sus palabras que anotaban los investigadores en el acta que él mismo firmó al acabar el interrogatorio.

Mainar se refirió varias veces al "impulso raro" que, según explicó, le hizo coger una escopeta e irse a por el alcalde. El forestal habla con vehemencia de las obras de mejora de la pista de San Juan, ejecutadas por el ayuntamiento con fondos de la DGA y que, en su opinión, fueron una chapuza; una chapuza mortal: "Se me juntó todo", declaró, y pensó que "hasta aquí hemos llegado. Como el que ve un traje y dice: Me compro ese traje. Así fue la cosa". "Ví la bolsa y cogí la escopeta", remachó.

Más adelante, Santiago Mainar cuenta los preparativos del crimen con naturalidad: salió de su casa en Fago "tranquilamente", a eso de las siete de la tarde, buscó "un sitio donde esperar al alcalde" y lo acechó. La narración del crimen es de una estremecedora simplicidad: "Le disparé y ya está". "Y ya está", "hasta aquí hemos llegado", repitió en varias ocasiones.

El forestal señala como móvil del crimen lo que él consideraba una mala gestión de Miguel Grima al frente del municipio, de la que estaba "harto" desde tiempo atrás aunque no tenía pensado cómo ejecutarlo.

Mainar se refirió a la pista forestal como "la gota que colmó el vaso" y la idea del crimen, narró, le vino a la cabeza de una forma "natural". No le confió el crimen a nadie, dijo, por no venir "a cuento" y por considerarlo como "algo personal. De mi alma contra mi alma".
ixeya
 
Mensajes: 641
Registrado: 20 Mayo 2008, 18:17

Notapor ixeya » 15 Noviembre 2009, 10:07

Crimen en el Pirineo.
El final de los silencios de Fago
Familiares, vecinos, amigos y enemigos de Miguel Grima y de Santiago Mainar romperán a partir del martes ante la Audiencia el mutismo que inundó el bucólico pueblo oscense tras el asesinato de su alcalde hace casi tres años.

15/11/2009 E. B. D.

comentarios enviar imprimir valorar añade a tu blog
Edición impresa en PDF

Esta noticia pertenece a la edición en papel.

Ver archivo (pdf)


El tiempo del mutismo se termina en el pequeño pueblo del Pirineo. A partir del martes, 122 personas están citadas para prestar testimonio ante el tribunal de tres magistrados de la Audiencia Provincial de Huesca que enjuiciará el crimen de Fago. La lista incluye, además de a cerca de una treintena de habitantes de diferentes municipios de La Jacetania, a media docena de vecinos de Fago, a otros tantos que lo fueron y a un grupo de visitantes vacacionales o de fin de semana. La ruptura del hermetismo que tres de ellos han mantenido desde enero del 2007 concentra el interés: tanto el mediático como el judicial.

La primera es Celia Estalrich, la viuda de Miguel Grima. Sigue viviendo en Fago, donde trata de sobreponerse a la pérdida de su marido y de superar la tensión de las vísperas de un juicio en el que tendrá que rememorar cómo a su marido le partieron el corazón de un cartuchazo en una emboscada. La práctica totalidad de los medios de comunicación de Aragón, y varios de otras comunidades, han intentado, sin éxito, obtener unas palabras suyas desde la noche del crimen. "Va a romper su silencio, y lo va a romper donde debía hacerlo: en el juzgado", explica un amigo de la familia.

Allí lo romperán también el médico guipuzcoano Iñaki Bidegain y su esposa Elena Cáncer, los testigos que ocupaban el coche que la noche del 12 de enero del 2007 pasó por la escena del crimen y decidieron continuar su viaje hacia su residencia de fin de semana cuando el asesino les dijo que no pasaba nada, que siguieran su camino.

El matrimonio era habitual del pintoresco pueblo del Pirineo, al que se desplazaban tanto en periodos de vacaciones como durante los fines de semana. Ahora ya no se les ve tanto por allí. No han sido los únicos que han espaciado sus visitas.

Alejandro Coloma, el guipuzcoano que pleiteó para conseguir su empadronamiento en Fago y que reconoció a la Guardia Civil que un grupo de vecinos preparaba una lista para desalojar a Grima de la alcaldía por la vía democrática en las elecciones municipales, pasa periodos de varias semanas sin acercarse por el pueblo. Tanto él como los Bidegain-Cáncer eran habituales del bar que regentaban Miguel Ángel Molinero y Mónica Crespo, que lleva meses cerrado. Sus dueños, que hicieron causa de la elevada tasa que la asamblea vecinal impuso a su terraza --Fago no es Nueva York, rezaba el enorme cartel que presidía la fachada--, lo pusieron a la venta hace año y medio por 270.000 euros, un precio notablemente superior al que ahora mismo marcan los traspasos en Zaragoza. Nadie antes que ellos supo lo que había visto aquella noche la pareja vasca en la tenebrosa curva de la carretera de Majones.

Mientras llega el juicio, el silencio sigue presidiendo la vida en Fago. Al menos, de puertas hacia fuera de las casas, a las que en los últimos días han vuelto a llamar periodistas, ávidos de una frase con la que llenar el trozo de papel o el tiempo de emisión reservado para dar noticias de las vísperas del juicio por el crimen que segó la vida del alcalde.

A Fago se le conoce como el pueblo de las golondrinas, por las mujeres que marchaban en otoño a trabajar a Francia y regresaban en primavera. Ahora lleva tres años sin paz, falto de un sosiego que solo podrá empezar a recobrar cuando, antes de llegar el invierno, la Audiencia sentencie qué ocurrió aquella noche sin luna en la curva de la carretera de Majones.
ixeya
 
Mensajes: 641
Registrado: 20 Mayo 2008, 18:17

Siguiente

Volver a Foro General

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 8 invitados